viernes, 22 de mayo de 2009

En la playa no se 'chicha'

Estudios sociológicos mantienen la teoría de que en tiempos de crisis las ventas de pintalabios rojos se incrementan de forma significativa. Efectivamente, y conste que para eso no es necesario tantos estudios, todo el mundo sabe que cuando peligra el pan lo mejor es irse pronto a la cama y follar como conejos, a ser posible en alguna de sus modalidades gratuitas. Con ese método se logran dos objetivos:
1. Se te olvida que has cenado croquetas de papel de aluminio.
2. Al día siguiente acudes contento al trabajo o al INEM o a donde toque.

A todo esto no queda claro el detalle del pintalabios, pero como esos estudios se han hecho en el extranjero, vaya usted a saber si por allí se pintan los labios para follar…aquí desde luego no.

Pues una medida tan sencilla para superar el mal trago de la crisis no está tan clara según cierto ayuntamiento de un municipio costero, que es noticia estos días por su novedosa ordenanza donde, entre otras cosas, se prohíbe chichar en la playa, aunque sea pagando, pagando al proveedor se entiende, a lo mejor si se pagara al ayuntamiento según el efímero concepto de uso y disfrute del dominio público, ahora estaríamos hablando de cualquier otro tema. No deja de ser paradójico que, partiendo de la base científica de que chichar levanta el ánimo del obrero, un ayuntamiento, lejos de incentivar tal práctica, la penalice y obligue al obrero a irse a un hotel. Ya puestos hubiera sido más efectivo desplegar una campaña publicitaria con el lema ‘si te da el calentón, te aprietas el cinturón’ y dejarse de ordenanzas de enrevesado trámite.

El contenido de la ordenanza esgrime el objetivo de ‘ordenar el espacio público de la ciudad’ insiriendo en el ideario popular una serie de particulares y novedosos conceptos:
1. Nada de chichar en espacios públicos ni en espacios privados de uso público. O lo que es lo mismo, ‘a chichar te vas a casa’.
- Pero es que yo vivo bajo un puente por culpa de la crisis…
- No lo está usted arreglando, caballero.
2. No sólo se prohíbe chichar, también el hecho de ofrecerlo, solicitarlo, negociarlo o aceptarlo.
- Pero oiga, si sólo le estaba pidiendo el teléfono…
- Pero yo reconozco una mirada sucia en cuanto la veo.
3. Chichar a menos de 200 metros de un colegio es un agravante.
- ¿Y por qué es un agravante? ¡si estamos haciendo un niño!
- Sí, pero es demasiado pequeño y no lleva el uniforme.

Y para más inri, la ordenanza de marras no se aventura a definir lo que se consideran encuentros sexuales y lo que no. Que lo de chichar penalice lo puede entender cualquiera, pero ¿qué pasa si te la chupan?...una vez le pasó a Clinton y dijeron que eso no era sexo.

8 comentarios:

acolostico dijo...

chichar? madre, primera vez que leo ese termino...

al ver el titular: 'Tossa prohíbe el sexo en las playas y el alcohol en las calles' Lo primero que he pensado es, pues nada a follar en las calles y emborracharse en las playas...

De todas formas, tanta arenilla nunca ha sido comoda...

estamos bien jodidos cuando ya nos prohiben hasta joder...

Albert dijo...

Conoceis la leyenda urbana que cuenta que a los municipales les dan un cupo de multas a poner al día. Ello me hace imaginar cual será a partir de ahora la novatada en el cuerpo de policia municipal de Tossa: "Ten aquí tienes el talonario con 25 multas sobre la ordenanza que prohibe el sexo en la playa. Tienes la noche de hoy para completarlas todas. Es super importante que nos traigas pruebas palpable que nos garantizen el cobro de las multas en caso que haya recurso". Y ya ves el angelico, linterna en mano, recorriendo la playa en busca de "chicheo" y pruebas palpables.

NIca dijo...

La verdad es que con estos estudios sociológicos que estás realizando estamos aprendiendo mucho.
Tras haberme aclarado que mi cerebro es un poco lagarto,tras descubrir que tengo derecho a no hacer caca,tras saber que puedo hacer con mi teta y ahora que sé que el macho está en peligro de extinción, resulta que no puedo ir a"chichar" a la playa.
Pues vaya... era justo lo que me apetecia ahora mismo, bueno, me conformaré con bailar un blues del manolito, pero casi que lo dejo para mañana que con tanto estudio estoy cansada

Marta dijo...

Pobres adolescentes costeros... en crisis, sin coche y con la playa vetada...

manu dijo...

Siendo malo que nos prohiban joder, peor es que no prohiban que los de arriba nos sigan jodiendo.

Ay, cuantos problemas solucionar el chichar o, en términos de mi clan, dessembussar (s'escriu amb dos esssses?, ainx).

Clinton, ese gran fumador de puros...

Pepi Toria dijo...

@acolostico
el término 'chichar' se explica por sí mismo, dudo que haya dudado de su significado ni por un instante!

@albert
... a la caza y captura de chichadores! a lo mejor así se podría volver a aparcar en doble fila sin que te multen.

@nica
no te pongas tanta presión, primero una cosa y luego la otra ;)

@marta
Tossa quiere seguir el ejemplo de Suiza, donde tampoco se puede chichar en la playa... XD

@manu
digamos que en este caso no era Clinton el que fumaba...

Anna dijo...

Clar que si! Gran iniciativa per fomentar la imaginació i l’esforç en el jovent d’avui en dia ( i tornar a la creació de grans excuses i plans maquiavèlics per aconseguir que els pares marxin de casa i te la deixin per “estudiar”....). Si senyor!

kike dijo...

No se si deberian prohibir chichar cerca de un cole, pero follar, seguroq ue si.

Que se bajen el porno de internet los niños como todo el mundo... anda de performances en directo... telefonica necesita nuestro apoyo.