viernes, 12 de junio de 2009

No pinta usted nada

La pintura, con eso de que es el arte plástico que precisa de menos recursos para su manifestación estética, es objeto de excesivos aspavientos y trascendentalismos cuando, en sus orígenes, cumplía funciones de lo más mundanas:

En la era de las cavernas, se utilizaba como un vulgar post-it:
- Ayer maté quince antílopes
- Pues aquí solo se cuentan once…
- Es que sigue en la caverna pareada.

Para griegos y romanos, era un arte menor que se aplicaba a la cerámica a modo de octavilla: ‘Hércules ha matado al jabalí’, ‘Nerón ha quemado Roma’…
- ¿Te has enterado de lo de Nerón?
- Es que aún no he leído el ánfora…

Mientras que al otro lado del mediterráneo, los egipcios la utilizaban como inventario para el más allá:
- Me lo dibuje todo, que no quiero problemas
- Pero es que solo le coge un lado…
- Pues me haga dos copias.

Luego, el oscuro medievo con todo el despliegue de santos y jesusines de mirada perdida:
- ¿Qué santo es ése?
- ¡Es la virgen!
- ¿Se quedó virgen por tener esa verruga?
- La verruga es el niño.

Entonces, llega el Renacimiento, alguien inventa la perspectiva fugada y las vírgenes buenorras, y todo gira alrededor de lo mismo…
- No veo a la del nacimiento.
- Está en el centro, sobre la concha.
- Pues cómo estará cuando le den el pecho.

A partir de ahí empieza el reto por el máximo realismo, no sólo en la representación espacial, sino también en la humana. Retratos a porrillo:
-¿Quién es el del noble posado?
-El conde chipirifláutico
-¿Y su jinete?

No contentos con retratar el cuerpo, algunos se empeñan en retratar la luz o el alma y, hartos de tanto noble, llevan a la cumbre pictórica a las chachas y sus tareas domésticas.
-Qué atmósfera cotidiana, qué naturalidad en el gesto, qué luz…
-Qué brillante ese puchero…

Y cuando parece que lo de captar la realidad empieza a ser un hecho, resulta que la realidad es demasiado vulgar y aparecen los ‘ismos’, una serie de estilos que huyen de la expresión literal, realizando tremendas piruetas formal-teórico-sensitivas, para explicar la cosa más mundana:

- Impresionismo: ‘si cruzas los ojos verás una naranja’
- Expresionismo: ‘va a haber que tirar esa naranja’
- Cubismo: ‘¿qué le ha pasado a la naranja?’
- Minimalismo: '¿quién se ha comido mi naranja?'
- Dadaísmo: ‘mida qué dadanja
- Surrealismo: ‘que me maten si eso que sale del ojete del unicornio no es una naranja’
… para acabar en el arte conceptual y su ‘naranja sobre fondo naranja’.

En conclusión, que lo de pintar no es tan sublime, que hoy día nacen pintores en cualquier familia y sobretodo, por lo que la historia nos enseña, la cuestión está en ir pintando cada vez menos… es como vivir en una sociedad democrática.

5 comentarios:

acolostico dijo...

Insuperable,ahora me queda todo más claro,

por eso me quedo con los tebeos...

Art pop(ismo): El envase de zumo de naranja Zumosol?

Me ha recordado el Tate Artist Timeline...

Bueno y También aquella noche loca en Mortmatre con Jacques-Louis David, Delacroix, Napoleón y como perdimos la corona. Pero eso es otra historia...

Anna dijo...

Brillant...

Ai els ismes…Quins records intentar memoritzar aquestes corrents amb nom de malaltia mental...(donava la sensació d’estar preparant el MIR enlloc de l’examen d’Història de l’Art). A mi sempre m’ha agradat el puntillisme ( brillant manera de treure rendiment a les tremolors del parkinson, parlant de malalties....)

I trobo a faltar una referència als artistes més ben remunerats de la història, els pintors “de brocha gorda”, descendents directes de la era de les cavernes (per allò de pintar parets... Si...ja ho sé, broma fàcil..estic sembrada...ja ho sé...no m’ho tingueu en compte...). Aquest brillants artistes, que a la que et descuides també et fan una obra de puntillisme creatiu al terra (i a la taula del menjador) tenen uns honoraris que ja hauria volgut tenir el Sr. Van Gogh. (un altre malalt d’un isme d’aquests...). El mercat de l’art és una bogeria...

Nica dijo...

Pues no sé si es que todavia sigo medio dormida o que nunca me ha interesado especialmente la pintura, que lo que mejor he pintado es alguna pared de mi casa ( y la verdad... así ha quedado)llego a la conclusión que "yo no pinto nada" haciendo ningun comentario ;b

manu dijo...

Yo soy un paleto (del paletismo): si no entiendo lo que veo ya no es arte, sino una cagarruta millonaria.

Me quedao acohonado cuando he leído "jesulines" por "jesusines". Ainch...

Marta dijo...

Aun recuerdo una visita al Reina Sofía años ha. Entrar y darse de morros con cuadros a cual más recargado... y de repente, entre ellos un Miró azul cielo con una linea negra. Era como si se estuviera riendo del resto.