viernes, 28 de agosto de 2009

De profesión, "salsero"

Si empieza usted a tener la sensación de que su rutina laboral se ha convertido en una concatenación de llamadas telefónicas, correo electrónico entrante y saliente y reuniones que no sirven para absolutamente nada, ya puede usted considerarse un profesional del salseo. Dícese del salseo al acto inconsciente de chapotear en cualquier medio, conocido o ajeno, con el único fin de representar que se está trabajando por unos intereses determinados. Es un fenómeno indispensable de las reuniones “de coordinación” o “seguimiento”, y que está ganando cada vez más adeptos. Reconocerá al instante un evento salsero por una serie de rasgos característicos:

1. La presencia de más de dos asistentes por cada una de las partes implicadas: cada abogado trae a sus abogados, cada técnico a sus técnicos subcontratados o la presencia de varias jerarquías de una misma cadena de mando, es decir, el que firma, el que habla y el becario extranjero que hace el trabajo para integrarlo a su tesis doctoral. Tal situación, aunque pudiera parecer absurda, es una cuestión de aritmética pura: el número de individuos que participan de las decisiones es indirectamente proporcional a la repercusión de responsabilidad por individuo y directamente proporcional al pollo que se monta cuando alguien pide responsabilidades. El becario se libra porque ni siquiera estaba contratado.



2. La presencia de asistentes absolutamente ajenos al tema objeto de la reunión, genéticamente diseñados para intervenir en ella de la forma más inesperada y que nadie sabe quién los ha convocado. Se están realizando extensas investigaciones para explorar la capacidad de las salas de reuniones para generar asistentes por sí mismas. Otra posible teoría es que el ente convocante tenga contratado un servicio de asistentes por defecto, muy utilizado en las fiestas de alto estanding, que asegura el ambientillo aunque acuda menos gente de la prevista.

3. La enunciación del dato catastrófico o “el aleteo de las alas de una mariposa pueden provocar un Tsunami al otro lado del mundo”. Se produce cuando alguien, en el transcurso de la reunión, aporta un dato erróneo pero aparentemente fiable y que, por el fenómeno de la reiteración, acaba por parecer cierto, tanto que cuando meses después se monta un pollo y alguien pide responsabilidades, nadie sabe nada y la mariposa se libra porque tampoco estaba contratada.

4. El minuto de gloria para todos los asistentes. Es un hecho irrenunciable porque la satisfacción de los egos es necesaria para el correcto transcurso del salseo y porque si se consigue dilatar suficientemente una reunión, al final alguien propone que traigan café.

5. Finalmente, el acuerdo de todas las partes en reunirse nuevamente para seguir dilucidando. Este hecho es determinante para detectar un salseo, porque el salseo por definición, aspira a la atemporalidad, y a poder seguir pagando los forfaits de muchas familias.

Para el caso de que usted ostente un cargo con cierta responsabilidad, debe saber que no todas las reuniones son de salseo. Si algún día le convocan a una barbacoa, dígale a su madre que llame y diga que está usted enfermo y, si no funcionase, al menos no sea tan ingenuo como para ofrecerse a poner la butifarra.

9 comentarios:

Anna dijo...

Si empieza usted a tener la sensación de que su rutina laboral

Per déu… He llegit “ruïna laboral”…Estic fatal....
Millor començo el cap de setmana ara mateix...…

manu dijo...

Yo me felicito porque hace tiempo dejé de ostentar cualquier responsabilidad laboral. Mi salud ha mejorado desde entonces.

Ahora me dedico a la sana tarea de la propagación del Caos en sus diferentes versiones laborales. En esto soy todo un profesional.

acolostico dijo...

El leerlo me lo ha recordado. Esto del salseo viene a ser como las leyes de Old y Kahn y la de Shanahan, según mi edición de las Leyes de Murphy de Arthur Bloch (Ed. Diana, México 1992)

Nica dijo...

"Si empieza usted a tener la sensación de que su rutina laboral se ha convertido en una concatenación de llamadas telefónicas, correo electrónico entrante y saliente y reuniones que no sirven para absolutamente nada, ya puede usted considerarse un profesional del salseo"
Buena definición de mi trabajo... yo no lo hubiera expresado mejor.

Pepi Toria dijo...

@ anna,
entre "ruïna" i "rutina" hi ha qui no troba cap mena de diferència i són els que comencen el cap de
setmana en dilluns.

@ manu,
En tal caso, yo también te felicito.
Curioso concepto el de "propagación del caos" en el ámbito laboral, deberías escribir un post que lo desarrollara.

@ acolostico,
Qué página más curiosa... las mediocridades de la vida laboral moderna ya están todas escritas y teorizadas.

@ nica,
A tu caso se le podrían sumar algunas otras anécdotas no menos paranormales. Si entras en el link que propone "acolostico" verás que ya está todo inventado...

Nica dijo...

Es cierto podría añadirle unas cuantas anécdotas más.
Muy interesante esa página.
Me ha gustado:
LEY DE TRUMAN.
"Si no puede convencerlos, confúndalos"
(lo que pasa que mi jefe tiene un problema con esto,hasta que no entiendo algo, que por supuesto él no entiende, yo no paro...fue divertido el otro día )
jefe en apuros...

Marta dijo...

Pero si para representar que se está trabajando lo único que hace falta es que absolutamente nadie sea capaz de ver la pantalla de tu pc... ;)

el bandero dijo...

Cuando era un joven estudiante imaginaba el mundo profesional como un conjunto de gente preparada que trabajando en equipo y motivada por el buen hacer era capaz de grandes logros, como poner en marcha una infraestructura o gestionar un gran banco.

Que gran decepción el mundo profesional funciona a base de salseos. Y así van los temas: las grandes infraestructuras como el AVE llegan con más de 8 años de retraso respecto la primera fecha prevista y los grandes bancos hacen aguas.

Pepi felicidades por el blog y en especial por este post.

Pepi Toria dijo...

@ nica,
siempre está bien tomarse una pequeña venganza...

@ marta,
el truco de la pantalla pertenece más al género del "mariposeo", ya lo trataremos un día de estos con mayor profundidad. Se admite material.

@ el bandero,
calcula la repercusión económica de 8 años en sueldos de veinte tíos por reunión, bueno 9, que el becario no cobra...