viernes, 4 de septiembre de 2009

No sin mi bigote

Para cualquier mujer, el pelo que nace sobre su labio superior no es motivo de preocupación alguna, debido principalmente a que éste no suele ser objeto de exposición púb(l)ica. El bigote, sin embargo, es una cuestión muy delicada con la que se ve obligada a lidiar durante toda la vida.

La existencia del bigote no está exenta de cierto dramatismo épico, puesto que no es capaz de hallar su papel dentro del ciclo vital de la individua, y se limita a proporcionarle momentos estelares en las circunstancias menos propicias:
-¡Qué gracioso está el gato con gorrito!
- Es mi nieta.

Poco a poco y con el paso de los años, se va tomando conciencia de su existencia.
- ¿Me queda bien el super-rouge-glossy de Marga Retastor?
- ¿Tengo que contestarte hoy?

Entonces se opta por combatirlo sutilmente: el decolorante
- ¿A que ya no parezco un orco?
- Ahora pareces Gandalf

Y en vista del éxito, se acaba optando por la vía rápida.
- ¿Pero quién te ha hinchado los morros?
- Mi esteticista

Lo que conduce inevitablemente a tal bucle de los horrores, que ríase usted de la prodigiosa germinación de las habichuelas mágicas.
- ¿Tienes púas en la cara?
- Y tú cara de puta

Así que por puro agotamiento se acaba tirando la toalla hasta el punto de perder la propia conciencia sobre su existencia.
- Ayer te ví con tus amigas y parecíais como hermanas.
- Paseaba a mis nutrias…

Cuán diferente sería todo si se viera desde una óptica más positiva, es decir, abrazando las ventajas que, como mujer, te brinda el hecho de tener bigote:

1. Te hace más macho, que es estupendo para que te hagan casito cuando vas a la ferretería.

2. Tienes un apasionante tema de conversación con tu padre, aunque no te guste el fútbol: ¿cuchilla o navaja?.

3. Es un detector térmico infalible: a dos metros del vaso de leche, ya sabes si te vas a abrasar la lengua.

4. Puedes vaticinar un movimiento sísmico antes de que se produzca, incluso en algunos casos, señalar el epicentro.

Pero lo mejor de todo, es que con un buen bigote puedes albergar serias aspiraciones a que te nombren reina de las fiestas de tu pueblo. La única pega es que a lo mejor se empeñan en arrojarte desde el campanario...

7 comentarios:

acolostico dijo...

Grandes clásicos:

'- De donde vienes?
- De la esteticien
- Y qué? Cerrada, no?'

Toreros Muertos: Tu madre tiene bigote.

Los bigotes son por otro lado, en general una cosa a extinguir, incluso en los machos y los machos no machos...

el bandero dijo...

Respecto la propiedad de detector térmico del bigote, será para el femenino, pues en el masculino mi experiencia es que no lo tiene...

Anna dijo...

La naturalesa es capritxosa i torracollonsllustrosos allà on no interessa i allà on interessa, 4 tristos i sense volum....


Però una sempre pot emigrar a Grècia o Turqia i nadar com peix a l'aigua...

I sento dir-li, sr. acolostico, que es tornen a portar els bigotis... (i que quedi clar que no dic que això sigui bo...)

manu dijo...

-¡Qué gracioso está el gato con gorrito!
- Es mi nieta

A mi hijo, hasta los dos años, como era guapito y llevaba el pelo largo rubillo, más de una vez me dijeron cuando lo llevaba en el cochecito: qué niña más guapa.
Debe haber mucho miope suelto.

Frida Kahlo (o como se escriba), chicas, es un modelo de referencia.

Pepi Toria dijo...

@ acolostico
"Los bigotes son por otro lado, en general una cosa a extinguir..." pues yo creo que son como las hombreras, que jamás debieron existir pero hay quien las usa.

@ bandero
La impaciencia neutraliza los efector de cualquier detector térmico, caballerete.

@ anna
Potser dons caldria que es posessin de moda els pèls del bigoti i no els del cap. T'imagines la Pe amb mostatxo i dient "porque yo lo valgo"? XD

@ manu
Frida será un modelo de referencia para muchas cosas pero... plantearse un arrimamiento con ella (pudiendo elegir, claro) debiera tildarse de zoofilia (bueno, necro-zoofilia)

kike dijo...

La mujeres no debirian depilarse. Punto pelota.

acolostico dijo...

2 semanas ya sin ración... Esto no puede ser!

Quién dijo que era fácil?