viernes, 25 de septiembre de 2009

Todo está en la cabeza

A estas alturas de la revolución mediática, nuestros televisores bombardean infinidad de mensajes: los mensajes literales “Copón lava más blanco”, los mensajes metafóricos “Copón te hace la vida más fácil” y, encumbrando el Olimpo del fino ingenio publicitario, el mensaje subliminal, “¿Ves a esa macizorra? pues lava con copón…”. Por otro lado, las archiconocidas multinacionales pueden permitirse el lujo de hacer publicidad sin mensaje y, fuera de toda clasificación, quedan aquellos anuncios en los que uno no sabe si copón se come, si copón combate la disfunción eréctil o si copón bendito.

Dentro de este último grupo se halla un curioso anuncio que combina dos conceptos jamás vistos juntos antes en una misma frase: el champú mentolado y las tías buenas. Porque como todo el mundo sabe, la menta produce una compleja reacción química en las entretelas del cerebro femenino, capaz de crear la ilusión de vislumbrar un macho en cualquier tío que se ponga por delante. De ahí la fama que gozan los mojitos como potente afrodisíaco, fama que nada tiene que ver con el chute de azúcar de caña y el chorrazo de ron blanco.

Afrodisíacos aparte, es evidente que la expresión “champú mentolado = tías buenas” es incompleta, a falta de una incógnita X que, efectivamente, es la madre del cordero de este ardid publicitario, y es que por lo visto, la gracia de usar champú mentolado es que ayuda a mantener la cabeza fría. Visto esto, no es extraño preguntarse qué aporta al protagonista del anuncio, el hecho de mantener fría su cabeza:

1. La caspa cristaliza ofreciendo un bello efecto purpurina.
2. Cuando done su cerebro a la ciencia, se hallará en perfecto estado.
3. No llamará al teléfono de Susi preguntando por Loli

Así que no estamos ante un anuncio del estilo “compra esto y folla mucho” si no que nos encontramos ante una fórmula pionera que proclama “si follas mucho, consérvalo” un mensaje que ofrece seguridad, concepto sobrevalorado en estos tiempos de profunda incertidumbre en que el euríbor te deja sin ir a esquiar, los de la mutua te operan de la pierna sana y tu madre se va con un cubano en lugar de ayudarte con los niños.

Ergo, si el champú mentolado se dirige a un sector de la población masculina que se caracteriza por alternar con muchas mujeres y follar con todas ellas sin tener que pagar, no podemos evitar preguntarnos quién coño va a comprar el bendito champú, sobretodo porque Julio Iglesias, Berlusconi o Briatore, si a estas alturas ya andan escasos de algo, es de pelo.

7 comentarios:

Anna dijo...

Porque como todo el mundo sabe, la menta produce una compleja reacción química en las entretelas del cerebro femenino

Ups...a mi em destapa el nas... No sé si m'hauria de preocupar...

I el tema Iglesias, Berlusconi i Briatore...Jo diria que encara que tinguessin cabell, l'atractiu el tenen/ aconsegueixen amb el verd, però no de la menta....(més aviat tipus bitllets a la cartera).

Ai...l'apassionant món de la publicitat... Tan instructiu....

el bandero dijo...

En primer lugar comentar que por la estación el silencio de Pepi nos tenía preocupados, y comenzaban a aparecernos arrugas por la falta de las sonrisas y risas que nos provocan sus artículos al leerlos y, sobretodo, al comentarlos.
Así que ANIMOS PEPI para continuar.

Respecto el tema que nos ofrece esta semana que decir...
el champú mentolado sirve para no llamar al teléfono de Susi preguntando por Loli...
Sería mucho más realista anunciar el producto diciendo que con él nunca más hablarás de mamá delante de Susi o Loli como se llame la única con la que follas.

acolostico dijo...

A mi me sorprende es que el mentol lo usen en un champú de pelo, y no en un jabón de otras zonas más comestibles...

De todas formas creo ha sido superado por el ambipur national geographic...

Marta dijo...

quién coño va a comprar el bendito champú, sobretodo porque Julio Iglesias, Berlusconi o Briatore, si a estas alturas ya andan escasos de algo, es de pelo

y durante cuanto tiempo, porque al más mínimo desliz, le pilla alguna en falso y se le cae el pelo...

rodericus2009 dijo...

¿La menta?...
El licor con el que se emborracharon previamente los publicitarios que diseñaron la campaña debia de ser orujo mentolado de garrafón.
Hay dias que siento vergúenza de pertenecer al sexo masculino, ya que alguien cree que voy a salir corriendo a comprar ese champú para solucionar mis carencias afectivas solo por ser hombre.
Estos y aquellos otros del desodorante de marras.....

manu dijo...

Tomo nota sobre la menta. Porque si todo está en la cabeza no entiendo que cada vez me queden menos pelos y menos neuronas.

ante un anuncio del estilo “compra esto y folla mucho”
El anuncio definitivo será aquel que prometa "compra esto y follarás mucho. Vamos, que me lo quitan de las manos.

kike dijo...

Te encantara

http://www.edge.org/3rd_culture/rama08/rama08_index.html

:)