viernes, 6 de noviembre de 2009

Algo pasa con Heidi

Hace ya algunos años, la universidad de queimbrig puso en marcha un ambicioso programa de investigación con el objetivo de indagar en los orígenes de los patrones de comportamiento en el individuo adulto. Para ello se sometería bajo riguroso estudio a un grupo de hombres y mujeres que fueran muestra representativa del poderío y empuje del imperio británico. Pero como estaban todos borrachos, hubo que aplazar el proyecto para mejor ocasión.

Tras el interés suscitado por la malograda iniciativa, el ayuntamiento de madrit, decidió darle una salida digna a los ahorrillos que tenían para la construcción del puerto deportivo y retomaron el proyecto, pero con el ir y venir de papeles para formalizar la inversión, parte de ésta desapareció dentro de una bolsa de basura negra y nunca más se supo, de manera que hubo que rebajar las expectativas iniciales y los estudios acabaron centrándose en "la repercusión emocional del arquetipo femenino de los dibujos animados de los 80 y 90". Según ese estudio, los modelos que más han calado en los adultos de hoy, son:


1. Pipi Langstrum o la niña indigente. Su padre es un pirata y nunca está en casa, ella vive con un burro y un mono y presenta una discapacidad evidente para combinar los colores.
2. Las princesas florero. Julieta y Romy, vulnerables y temerosas siempre acaban siendo objeto de secuestro o intento de parrillada. Con una autoestima al borde del cataclismo sueñan, no con salvarse, sino con casarse y, aunque parezca incompatible, acaban consiguiendo ambas cosas.
3. Las señoras de. Conscientes de que su presencia sólo sirve para justificar que los protagonistas son católicos y heterosexuales, Teela y Mrs. Pacman son mujeres al borde de un ataque de nervios. La primera porque su novio He-Man gasta más laca que ella, y la segunda porque su marido está enganchado a las pastillas y se vuelve loco tras unas faldas de dudoso género.

Pidiendo a gritos una asistenta social están todas mientras que, contra todo pronóstico, el informe no hace mención alguna de Heidi. Ante la estupefacción inicial y las posteriores protestas populares, la ULFA (unión libre de feministas antisistema) emitió un comunicado en el que se desgranaban los motivos por los cuales Heidi NO es un modelo perpetuado por las mujeres del siglo XXI, ya que a éstas:

1. No les gusta beber leche directamente de la cabra.
2. No les gusta corretear por la montaña, sin instructor.
3. No se juntan con pastores, a menos que sea un reality.

Después de que dicho comunicado viera la luz pública, el ARME (asociación recalcitrante de misóginos empedernidos) emitió otro comunicado que ponía de relevancia todos aquellos puntos que son comunes entre Heidi y la denominada “mujer moderna”:
1. Viven de sus abuelos
2. Pierden la cabeza por cualquier bicho
3. Tiran de la silla de sus amigas
4. Se confunden entre las cabras.

La conclusión es clara, y es que algo pasa con Heidi, un icono indispensable de nuestra infancia del que seguramente se sabe menos de lo que se cree. Se prepara una nueva investigación que será financiada con las donaciones privadas que habían sido destinadas al Palau de la Música. Seguiremos informando.

9 comentarios:

acolostico dijo...

Los modelos de finales del siglo XX se han transformado de forma maléfica en el XXI.

La entrañable pipi, ahora es un ahacker anorexica con mucha mala ostia que odia en general a todos los hombres.

Las princesas floreros se han convertido en mujeres de hombre de estado, a lo Carla Bruni, o las velinas de Berlusconi...

Y de las señoras de, se ha pasado a esa solterona altamente profesional, que solo piensa en usar o dejarse usar, como en Sexo en NY o Ally McBeel...

En cambio HEidi, heidi, heidi a quedado como ser entrañable-extrangulable al 50%, el panfilismo bucólico...

Pero si tiene interés en como eso pudo afectar a las actuales generaciones, tengo un tebeo italiano (en italiano) titulado Heidi Mon Amour, donde el protagonista queda prendado de Heidi en su infancia y eso le afecta en su vida posterior. EL inicio es muy bueno, luego deriva en una comedia romántica costumbrista algo más floja.

De todas formas para proteger a la humanidad del siglo XXI, creo más útil utilizar los fondos de investigación en la conspiración gay comunista de los pitufos.

Roque dijo...

Yo tiraría por lo de los pitufos.. ahí hay tema... aunque la mujer de pac-man sigue siendo un sinsentido en general.. y el Sr. pac-man se merecería una explicación de el porqué de su existencia.

manu dijo...

¿Algo pasa con Heidi? Jojojo, pues más vale que no se entere mi hija o se va a liar.
Molaría algo en plan "Heidi, 20 años después". ¿Habría tomate con Clara? ¿Fundarían una ONG en defensa de Blanquita? ¿Pedrito era un maltratador en potencia?

Pippi es un mito de infancia. Una cría que hacía lo que le daba la gana, guau, eso con 5-6 años me parecía alucinante. Por no hablar de los piratas, y aquel par de polis plastas, snif...

Marta dijo...

Y mi comment??? Ande s'ha ido mi comment???

A veure, què deia: algo así como cómo va a salir la siguiente generación con modelos como bulma y arale...
Y si Marco es aplicable como modelo de los hombres de nuestra generación... ;)

Pepi dijo...

@acolostico,
encuentro que los pitufos, para ser gays y comunistas, tenían poca sal. Quiere decir que por eso Gargamel llevaba esa especie de túnica negra? porque era un cura?

@roque,
Mrs Pacman es a Mr Pacman lo que la Kidman era a Tom Cruise: una tapadera como un piano de cola.

@manu,
Pipi era lo más pizpireto y desenfadado del panorama televisivo (con permiso de la pequeña Polon, claro).
Así que Heidi también encandila a las nuevas generaciones... curioso.

@marta,
Bulma y Arale como modelo a seguir, puede ser bastante duro.
Lo de Marco habrá debería ser objeto de otro estudio. A ver si madrit tiene otro "detalle" XD

Replicant dijo...

Las protagonistas que citas, más que asistente social, necesitan valium en porrón...By the way, conoces el estudio de la Uni de Palafolls sobre la influencia en el desarrollo del rol de los dibus de los años 70 con protagonista masculino, pej, vicky el vikingo, Marco, etc?.

Anna dijo...

Molaría algo en plan "Heidi, 20 años después". ¿Habría tomate con Clara?

No explicaré l’acudit…No…no cal, no?

I Marco i Heidi eren germans, no? Tenien la mateixa cara...
(el que ja no sé si el mono Amedio i el Sr. Nilson eren parents)

I sort que ningú ha tparlat dels personatges femenins del Capità Harlock (que si no eren pepes ere malas malissimas) o de la “stupendissima” Candy Candy ( AAAARRRGG!)

Pepi Toria dijo...

@ replicant,
ni siquiera sabía que Palafolls tuviera universidad ;D

@ anna,
Ese Harlock era un misógino...

el bandero dijo...

Y que me decís de Afrodita A y sus armas de fuego.

Estoy seguro que tanto miembros de la ULFA como de la ARME ven en ese icono aspectos que les gustan.