viernes, 27 de noviembre de 2009

Líjame mucho...

Siempre que el individuo de a pie reflexiona sobre su rutina diaria, es capaz de hallar en ella multitud de detalles que le recuerdan cuánto hemos avanzado desde que empezamos a distanciarnos del mono. No obstante, basta con ponerse ante el televisor y ver anuncios como éste, para empezar a preguntarse en qué punto dimos la vuelta y decidimos volver a él.

Aunque podría parecer que el vínculo entre el anuncio y el mono, se debiera a la maliciosa insinuación de que el mensaje publicitario podría haberlo escrito un simio, lo cierto es que dicha relación se debe al cada vez más acuciante problema del vello facial en el hombre y, por qué no decirlo, también en el mono.

El punto de partida de dicho anuncio es un estudio realizado a mujeres entre 18 y 45 años, para conocer el grado de felicidad que les aporta su pareja. Las cuatro mujeres entrevistadas afirman estar sumamente satisfechas con sus maridos y con las habilidades que éstos han desarrollado gracias al hecho de tener barba, pero cuando se les pregunta si les gusta que sus maridos las besen, estalla la tragedia.

Intentado descifrar el enigma de este drama para aportar algo de luz a la cuestión, la conclusión ha sido clara y rotunda: si su marido se ha aficionado a usar la barba para fregar sartenes, lijar maderas, podar el césped o “limar asperezas”, está usted casada con un guarro que, si además, pretende andar besándola aún a riesgo de dejarle la parte del cuerpo que sea pertinente llena de aserrín, hierbajos o restos de la tortilla de patatas de la noche anterior, no es más que un desconsiderado y usted lo que tiene que hacer es buscarse a otro cuya única afición sea ver el fútbol. Verá usted cómo los besos dejarán de ser un problema y más ahora que la liga está tan emocionante.

Por otro lado, no queda claro por qué el estudio no incluye a las mujeres de más de 45 años, pero desde aquí apuntamos varias opciones:

1.Porque a esa edad, el grado de felicidad que les aporta su pareja les importa un pito.

2.Porque a esa edad, todos los hombres sueltan la pulidora y se sientan a ver el fútbol.

3. Porque a esa edad, las mujeres también tienen barba, de forma que los puñales vuelan en las dos direcciones.

En vista de las punzantes consecuencias que provoca el vello facial del hombre, es muy probable que efectivamente nos hallemos en viaje de regreso hacia el mono, y en tal caso es importante tener en cuenta dos cosas: la primera, que debemos aceptar los hechos con dignidad, y si hay que volver hasta el australopithecus, pues se vuelve. La segunda, que si “llegamos” y el australopithecus no está, a lo mejor habrá que ir a buscarlo a la redacción de alguna empresa de publicidad.

10 comentarios:

acolostico dijo...

Es que la crisis es mu mala, y como hay crisis es un hecho que se ponen de moda las barbas, que son más baratas que afeitarse cada 3 horas con maquinillas de 12 hojas reversibles revestidas de titanio de un solo uso...

Luego esta la crisis de ideas, pero esa ya viene de lejos...

Y aún así, seguro que dentro de nada empezamos a oir ay, y por qué no te afeitas? Si estás más guapo sin barba...

El comando antibarba ya esta en movimiento...

manu dijo...

Cuando vi el anuncio pensé en escribir algo sobre el tema... pero luego se me olvidó.

A mí no me gusta afeitarme, de manera que llevo barba de semanas siempre. Como no podía ser de otra manera, al menos en mi caso, que no les guste a las féminas, es irrelevante: no me voy a afeitar para parecer más guapo. Ni afeitado lo parecería. Pero con la barba sí que doy más miedo.

Anna dijo...

Pues mis intentos de dejarme bigote no han sido muy exitosos, que digamos.

Y si, nos hemos distanciado de los monos. Y los monos están encantados, oiga.

Sam Fayna dijo...

Eso no es nada he oído que hay un anuncio de crema de depilar piernas en que las mujere aran la tierra de rodillas y no precisamente con las manos.

Roque dijo...

((numeroCuchillas/posicionamientoCuchillas) * dispensadoresAloeVera) * (100 - nivelPilaMach7PlusExtremeFlipasComoTira) <-- Cuando la relacion de esto haga que no me irrite (fisica y emocionalmente) el afeitarme.. tonces.. empezare a comprar nanax.. mientras tanto....

Pepi Toria dijo...

@acolostico, sí que es verdad que los aparejos de afeitado están por las nuves, al final hará falta tecnología NASA para esos menesteres... Y ese comando anti-barba del que habla, debiera ver

ÉSTA BARBA…

...que lo de las barbas no es un tema nada nada banal...

Pepi Toria dijo...

@ manu
"Pero con la barba sí que doy más miedo".

Pues en teoría, con la barba deberías estar "más mono" XD

@ anna
"nos hemos distanciado de los monos. Y los monos están encantados, oiga".

Sí, ahora los que no están tan encantados son los cocodrilos... jaaaaaaaarl!

@ sam fayna
Coña! por eso en los pueblos hay lo que hay...

@ roque
El caso que explicas se soluciona igual que el enigma de las judías... a remojar hasta que se rinda!

el bandero dijo...

... si “llegamos” y el australopithecus no está, a lo mejor habrá que ir a buscarlo a la redacción de alguna empresa de publicidad.

Plenamente de acuerdo, porque vaya telita con los anuncios de hoy en día.

Lo que no se, es lo que encontraremos en el departamento de "desarrollo de nuevos productos" de Gillette, no si son australopithecus o otra cosa, pero tienen mucha tela. Su linea de desarrollo se basa en ir poniendo cuchillas, primero una, luego dos, tres, cuatro ahora vamos por cinco!!! donde llegarán!!!! Y de tanto en tanto interrumpen la carrera de las hojas poniendo vibración a la maquinilla, cosa incalificable!!!!!

Marta dijo...

La segunda, que si “llegamos” y el australopithecus no está, a lo mejor habrá que ir a buscarlo a la redacción de alguna empresa de publicidad

Ya les gustaría a algunas empresas de publicidad tener australopithecus en nómina... mejor resultado que algunos profesionales de la publicidad seguro que les daban...

Ivan dijo...

Quant més pelut,
més volgut.

Petons!